Comer nueces es mejor de lo que pensabas

Volver a Blog
Nueces saludables

Comer nueces es mejor de lo que pensabas

En mayor o menor medida todos en alguna ocasión hemos oído hablar de los múltiples beneficios que el consumo de nueces y otros frutos secos tiene para nuestro organismo. En valle de los molinos conocemos muy bien este tipo de fruto seco y por eso queremos contarte las ventajas reales que puede aportarte el consumo de nueces.

La forma de consumo más habitual y popular de los frutos secos es en forma de aperitivo, aunque no debemos olvidar que se consumen de forma amplia formando parte de postres y repostería (turrones, helados almendrados…). A diferencia de otros frutos secos, el consumo de nueces en crudo es lo máa habitual, esto significa que no necesitamos su suministro pelada, tostada, frita o salada como sucede con el resto de frutos secos a excepción de los piñones. Lo que supone una ventaja para aquellas personas que deben seguir regímenes especiales en los que debe limitarse la ingesta de sal.

Al igual que otros frutos secos, las nueces son alimentos integrantes de la dieta tradicional mediterránea. Su consumo ha disminuido en parte ante la falsa creencia de que, debido a su densidad energética, aumentan el peso corporal cuando forman parte de la alimentación convencional. No obstante, en los estudios epidemiológicos observacionales realizados hasta el momento no se ha encontrado una correlación positiva entre aumento de peso corporal y consumo de frutos secos. Además, los frutos secos, al no presentar azúcar, tienen un índice glicémico muy bajo, por lo que son alimentos recomendados para los diabéticos.

Bien es conocido por todos que las nueces aportan grasas saludables de tipo insaturado, que ayudan a mantener bajos los niveles de colesterol en sangre, además de ser ricas en otros componentes esenciales como minerales o vitaminas; mientras que la proteína y fibra dietética, aunque se encuentre en bajas proporciones, es de muy buena calidad.

¿Por qué debemos incorporar nueces en nuestra dieta?

En general los frutos secos tiene propiedades similares, ninguno aporta colesterol a la dieta y prácticamente no contienen hidratos de carbono además, representan una fuente importante de ácidos grasos esenciales y tienen un contenido bajo en sodio, una característica que no es contraproducente, sino beneficiosa, ya que por lo general es un mineral que consumimos en exceso.

Además de este pequeño resumen, las nueces son buenas para nuestro organismo por los siguientes motivos:

Si realizas un trabajo de gran carga mental consumir nueces te va a ayudar

Esto es debido a que contienen mucha cantidad de fósforo, aparte de lecitina y otros minerales. Potencian la memoria al mismo tiempo que son beneficiosos para el sistema nervioso.

Las nueces aportan una cantidad considerable de hierro a nuestra dieta

Son importantes para formar glóbulos rojos y prevenir la anemia. También es recomendable el consumo de frutos secos en las pérdidas de hierro que se produce durante los períodos menstruales, sobre todo, si estas son muy intensas. Además de almendras recomendamos el consumo de avellanas y nueces.

Si eres deportista te aconsejamos el consumo de frutos secos

Se recomienda consumir frutos secos para apaciguar los calambres surgidos de periodos deportivos de cierta intensidad debido a que contienen mucha cantidad de magnesio. Estos calambres ocurren con frecuencia en embarazadas y deportistas.

Reducen la probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares

Una dieta con un bajo porcentaje de ácidos grasos saturados y colesterol resulta esencial en la prevención y el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares. De ahí el enorme interés existente por los productos ricos en ácidos grasos instaurados como los frutos secos, que facilitan una dieta orientada a reducir el colesterol total y el colesterol de las lipoproteínas de baja densidad (LDL).

Cuando se sustituyen productos ricos en ácidos grasos saturados por frutos secos ricos en ácidos grasos insaturados, la dieta mantiene idéntica energía pero se favorece la reducción del colesterol plasmático y, en consecuencia, la protección frente a las enfermedades cardiovasculares. Así lo confirman diversas investigaciones científicas que constituyen la base para recomendar el consumo de frutos secos.

Se ha observado en estudios de población que ingerir una pequeña cantidad de frutos secos de cuatro a cinco veces por semana reduce el riesgo de ECV. Los estudios de intervención han demostrado que añadir frutos secos a la dieta puede ayudar a reducir los niveles de colesterol en sangre, reducir la oxidación del colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL) y mejorar una serie de otros índices relacionados con el riesgo de ECV.

Los estudios epidemiológicos realizados hasta el momento, establecen una correlación inversa entre el consumo de frutos secos y el riesgo coronario. La explicación se basa, al menos en parte, en que estos alimentos forman parte integral de la dieta mediterránea, tradicionalmente asociada a un menor riesgo poblacional de enfermedades. Los efectos beneficiosos que se atribuyen a su consumo frecuente, se basan en el descenso del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y en el aumento de la esperanza de vida al disminuir el riesgo de sufrir este tipo de enfermedades.

Por último de damos 10 razones para incluir las nueces en tu dieta diaria:

  • Disminuyen el colesterol
  • Reducen la presión arterial
  • Contribuyen a un mejor control metabólico de la diabetes
  • Mejoran la función endotelial
  • Tienen propiedades antiinflamatorias
  • Reducen el riesgo cardiovascular
  • Proporcionan saciedad y no contribuyen a aumentar el peso
  • Regulan el tránsito intestinal
  • Ofrecen riqueza y variedad a nuestros platos
  • Son de los pocos Alimentos Funcionales Naturales

 

Compartir esta publicacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver a Blog