Frutos secos: Nueces

Volver a Blog

Frutos secos: Nueces

Los frutos secos son alimentos integrantes de la dieta tradicional mediterránea. Su consumo ha disminuido en parte ante la falsa creencia de que, debido a su densidad energética, aumentan el peso corporal cuando forman parte de la alimentación convencional. No obstante, en los estudios realizados hasta el momento no se ha encontrado una correlación positiva entre aumento de peso corporal y consumo de frutos secos.

Sobre los frutos secos se ha hecho numerosos estudios desmintiendo propiedades que se les atribuían y ensalzando las propiedades beneficiosas que sí poseen.

Así se puede decir que:

· Los frutos secos, al no presentar azúcar, el índice glicémico es muy bajo, por lo que son alimentos recomendados para los diabéticos.

· Aportan grasas saludables de tipo insaturado, que ayudan a mantener bajos los niveles de colesterol en sangre.

· Además, son ricos en otros componentes esenciales como minerales o vitaminas; mientras que la proteína y fibra dietética, aunque se encuentre en bajas proporciones, es de muy buena calidad.

Cuando se sustituyen productos ricos en ácidos grasos saturados por frutos secos ricos en ácidos grasos insaturados, la dieta mantiene idéntica energía, pero se favorece la reducción del colesterol plasmático y, en consecuencia, la protección frente a las enfermedades cardiovasculares. Así lo confirman diversas investigaciones científicas que constituyen la base para recomendar el consumo de frutos secos. Una dieta con un bajo porcentaje de ácidos grasos saturados y colesterol resulta un elemento esencial en la prevención y el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares. De ahí el enorme interés existente por los productos ricos en ácidos grasos insaturados como los frutos secos, que facilitan una dieta orientada a reducir el colesterol total y el colesterol de las lipoproteínas de baja densidad (LDL).

Su alto contenido de calorías hace que los frutos secos sean recomendables para los jóvenes y los atletas y deportistas. Su alto contenido de fósforo en forma de fosfato orgánico los hace también recomendables para quienes llevan a cabo un intenso trabajo intelectual ya que el fósforo es un elemento de gran importancia en el metabolismo cerebral.

Razones para consumir nueces y otros frutos secos todos los días:

· Disminuyen el colesterol

· Reducen la presión arterial

· Contribuyen a un mejor control metabólico de la diabetes

· Mejoran la función endotelial

· Tienen propiedades antiinflamatorias

· Reducen el riesgo cardiovascular

· Proporcionan saciedad y no contribuyen a aumentar el peso

· Regulan el tránsito intestinal

· Ofrecen riqueza y variedad a nuestros platos

Compartir esta publicacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver a Blog