La huella de carbono y los productos de proximidad

Volver a Blog
Mercado de proximidad

La huella de carbono y los productos de proximidad

En plena revolución social por tratar de conseguir un mundo más sano y un medio ambiente más cuidado, han sido muchas las voces que han comenzado a clamar un cambio en el modelo de consumo que practicamos, y cada día son más.

La realidad es que si comenzamos poco a poco a cambiar ciertos hábitos en nuestra adquisición de alimentos no solo reduciremos la llamada “huella de carbono” que las acciones productivas suponen para el mundo, si no que además también mejoraremos el mercado local, haremos posibles la construcción de más empleo y con el tiempo, permitiremos una mejora en la economía, pero primero ¿Que es la huella de carbono?

 

Huella de carbono: El resultado de las compras imposibles.

En una búsqueda rápida por Internet encontraremos que la huella de carbono “Es un indicador ambiental que pretende reflejar «la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por efecto directo o indirecto de un individuo, organización, evento o producto”.

Esto quiere decir que si medimos todas las emisiones de carbono que se producen desde que un producto se diseña, se produce, se distribuye y se compra, tendremos como resultado el número de emisiones de gases de efecto invernadero que han sido necesarias para que ese producto pueda ser adquirido.

La acción humana, su sociedad y la evolución de sus procesos comerciales han dado lugar a imposibles: Compras de productos fuera de temporada, rutas comerciales globalizadas y la oportunidad de tener prácticamente en el momento que queramos el artículo que queramos, pudiendo recibir artículos procedentes del sitio más alejado que nos imaginemos en pocos días o semanas. Esto con el paso del tiempo ha ocasionado una serie de consecuencias que ahora comenzamos a sufrir en nuestro clima.

 

Productos de proximidad: Cada vez más necesarios.

Como solución al problema de la huella de carbono y a otros problemas que sufren agricultores y ganaderos de todo el país han nacido iniciativas que podrían cambiar para mejor nuestra forma de consumir y de tratar el medio ambiente: Los mercados sostenibles o de proximidad.

La idea nos invita a consumir productos de temporada, producidos o cultivados en zonas cercanas a donde se van a vender. Algo que ayudará a que los consumidores tengan mejores productos y que los productores locales pueden ejercer con más seguridad su desempeño.

Estos productos son sostenibles desde el punto de vista económico, porque los productos de temporada tienen un precio asequible, ya que, normalmente, la oferta suele estar equilibrada con la demanda. Además, están en su momento óptimo de maduración, con todas las cualidades organolépticas de frescura y calidad.

Los productos de proximidad también son sostenibles desde el punto de vista medioambiental, ya que su producción es realizada próxima a los lugares donde se producirá su venta, lo que significa un menor consumo energético para los medios de transporte que distribuyen la mercancía, propiciando menores emisiones de CO2 a la atmósfera con la consecuente disminución de la anteriormente citada huella de carbono.

Compartir esta publicacion

Volver a Blog