Queso Ahumado en Ceniza

Volver a Blog

Queso Ahumado en Ceniza

En muchas regiones de España y de Europa se elabora queso ahumado. El ahumado es un proceso natural que se ha hecho durante siglos como una forma de conservar el queso u otros alimentos al reducir.

También existe una amplia variedad de quesos elaborados con ceniza, ya sea recubriendo la corteza o introducido en medio de la pasta del queso.

Queso Ahumado en Ceniza

En Pago Valle de los Molinos hemos fusionado ambos conceptos, ahumado y ceniza y, a partir de ahí, hemos elaborado nuestra nueva variedad de Queso Ahumado en Ceniza.

Este proceso ideado durante varios años, a raíz de múltiples ensayos de afinamiento, nos han permitido desarrollar esta variedad de queso única en el mercado, tanto por la manera de afinarlo como por las características sensoriales finales del producto.

El queso curado con leche cruda y corteza natural se macera con ceniza ahumada con madera de haya. La ceniza ahumada que recubre la corteza se introduce hacia el interior de la pasta, formando venas negras y extendiéndose entre los ojos y la pasta del queso.

En Pago Valle de Los Molinos buscamos que, en todas nuestras distintas variedades de queso, como pueden ser el Queso al Curado al Romero, el Queso Curado al Pimentón o el Queso Curado al Vino, el ingrediente principal y protagonista sea el queso. Un queso bien afinado con leche cruda y en su óptimo de maduración. A partir de ahí el ingrediente de la especialidad que maceremos debe aportar un matiz sensorial muy sutil y equilibrado que complemente o potencie las características sensoriales originales del queso.

Queso Ahumado en Ceniza

Con esta idea en mente hemos desarrollado el proceso de afinado de nuestro nuevo queso ahumado en ceniza. Así pues, la ceniza ahumada de haya debe de integrarse con el queso y conseguir una fusión sensorial equilibrada de sabor y aroma.

Nuestro queso ahumado en ceniza es único en el mercado y destaca por su desenfadada apariencia de la ceniza en su interior, por un intenso e inconfundible aroma que evoca al ahumado tradicional que se hacía de manera artesanal en las casas y, por último, a un sabor intenso a la vez que equilibrado con una textura suave que lo hace único e irresistible.

El queso ahumado en ceniza es quizás la mejor opción para tomarlo en un aperitivo acompañado de un vino blanco o tinto, también marida a la perfección con pescados ahumados como el salmón o la anchoa o para acompañar a carnes hechas a la brasa.

Compartir esta publicacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver a Blog